Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Nadie es de hierro, no importa cuán grande seas siempre necesitarás una mano

Muchas veces nos hemos sentido tan fuertes como para pensar que podemos con todo lo que la vida nos pueda poner por delante, pero la verdad es que en este universo somos como granos de arena, todos iguales de pequeños, y la única manera de ser verdaderamente grande es contando con el apoyo de los demás.

No importa qué tan fuerte te sientas, no puedes con todo

Quizás puede que seas de esas personas que adoran hacerlo todo por sí mismas, algo que de hecho es muy bien visto. No hay nada mejor que saber que podemos encargarnos de todas nuestras situaciones diarias sin tener que estar molestando a los demás. Sin embargo, hacerlo porque en verdad puedas es una cosa, pero obligarte a lidiar con todo solo porque desconfíes de los que te rodean o por solo orgullo no está bien.

El orgullo y la desconfianza pueden hacernos sentir algo solitarios. Si eres de esas personas que adoran hacer todo por sí mismas, quizás debes preguntarte: “¿si quisiera ceder una responsabilidad a alguien más, tendría a ese alguien?” Es posible que a la mente se te vengan muchas personas pero que al final no puedas elegir a nadie.

Pensar así definitivamente no nos llevará a más ningún otro lugar que al aislamiento, y es que has venido pensando que eres de hierro, que no hay nada ni nadie que pueda doblegarte, sacas lo mejor de la cosas y sigues adelante, te enfrentas al mundo sin quejas, sin miedo al fracaso, y cuando caes te vuelves a levantar, sacas fuerzas de donde no las tienes y le demuestras al mundo que puedes con todo y más.

Esto suena extraordinario, pero debes recordar que la vida es un sube y baja y que aunque pienses que todo lo puedes, en realidad es que estás pasando por una racha de días muy buenos que te hacen ver cada situación como un juego de niños. Sin embargo, existen días de prueba que el universo te pondrá para empujarte a dar ese salto de fe y confiar en otra persona.

Es importante que te rodees de gente en la que puedas confiar porque un día vas a necesitarlos y tendrás que dejar tu orgullo a un lado para que entren a tu vida y te ayuden en lo que sea que necesites.

Hacer esto no es algo malo, en lugar de eso, esto demuestra que no eres de hierro, que sangras como cualquier ser humano y necesitarás el apoyo de quienes te rodean no solo para solventar un problema sino también para crecer, para salir adelante o incluso para evolucionar y alcanzar nuevos niveles. Recuerda que todos somos tan pequeños en este universo como granos de arena pero juntos podemos vencer lo que sea.  

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén