Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Amor, Familia, Reflexiones

Nuestros hijos son el motor que nos impulsa a continuar, sin importar a qué nos enfrentemos

Convertirnos en padres es todo un reto que implica mucha responsabilidad y madurez, pero los hijos son tan especiales en nuestras vidas que cambian todos los objetivos que nos planteamos antes de su llegada; estamos dispuestos a darle toda la dedicación, amor y fe para hacerlos personas de bien.

Ellos también pueden ser nuestro mayor apoyo cuando caemos y necesitamos empezar de nuevo, son una guía para encontrar nuevos caminos desde otras perspectivas. Si estamos pasando por un mal momento nuestros hijos nos motivan a seguir adelante, a enfrentar con valentía la realidad e inspirarnos para lograr un futuro mejor para todos.

Desde su nacimiento nuestros hijos serán nuestros eternos compañeros de viaje, a través de su amor, preocupación y cuidado, nos ayudan a enfrentar todos los desafíos con la cabeza en alto. El instinto natural de los padres es buscar una vida mejor, desarrollar las habilidades y despertar la resiliencia.

El amor más puro es el que se siente por un niño que viene de tu ser, es verdadero y desinteresado, además se manifiesta como un calor interior que te impulsa a creer en ti mismo, en tu fortaleza y en la posibilidad de lograr todo lo que quieres.  Este amor no nos deja sucumbir ante las circunstancias difíciles y nos recibe siempre en casa con un abrazo tan fuerte y poderoso que une todos nuestros pedazos rotos.

No importa cuántos hijos tengamos, tampoco importa su edad, ellos siempre estarán allí para sostenernos firmes durante los buenos y los malos momentos, demostrándonos día a día lo que es el verdadero amor. Su apoyo es total y absolutamente incomparable, pues cuando sentimos que el peso del mundo está sobre nuestros hombros, todo lo que necesitamos para entrar en calma es recibir esa mirada pura de nuestros hijos, esa que enciende una luz en nuestros corazones.

Es cierto que, con la llegada de nuestros pequeños luceros, las prioridades y los sueños cambian por completo, sin embargo este cambio es positivo en todos los sentidos porque lo que hacemos es en función de ser cada vez mejores y así ofrecerles un ejemplo a seguir. Nuestros hijos nos hacen ver más allá del egoísmo, nos muestran que somos capaces de pensar más allá de nuestras necesidades y anteponer el bienestar de otras personas.

Si en este momento estás pasando por una fase difícil de tu vida y tienes el privilegio de ser madre o padre de uno o más hijos,  ya posees todo el amor que necesitas para sacar a relucir tu fuerza interior y superar todos los retos que se interponen en tu camino. Observa detalladamente sus miradas y nota cuánto te quieren y admiran. Entiende que siempre serás más que suficiente a sus ojos, y que con todo el amor que recibes de tus hijos, puedes creer más en ti mismo y comenzar el viaje de transformación que conduce al camino de la evolución.

Nada nos motiva más que saber que somos amados y aceptados por aquellos que más nos importan, déjanos tu opinión sobre el amor de ser padres y comparte esta publicación con tus conocidos por redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén