Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Psicología, Reflexiones, Salud mental

Mi ansiedad me convence de que todos me odian

No existe nada peor que las suposiciones y más cuando no estamos en un buen día, pues estas nos llevan a pensar siempre lo peor. Por ejemplo, si eres de los que sufren de ansiedad puede que sientas y creas que todos a tu alrededor están en contra de ti y esto para nada es cierto.

¿Nunca has pensado que la realidad que tu cabeza construye no es precisamente la realidad? Si de algo estamos acostumbrados es de ver cosas donde no las hay y por supuesto de exagerar. Por ejemplo, muchas veces cuando estamos en la calle puede pasar que la mirada de alguien se cruza con la de nosotros, ante esto nuestra percepción puede ser (según la mirada) que la otra persona nos conoce y está enojada, o nos conoce y se sintió feliz de vernos. Y resulta que no era nada eso sino que la persona iba pensando en algo y sin saberlo miraba hacia donde estabas tú.

Pasamos la vida haciendo suposiciones sobre nosotros mismos y sobre el mundo que nos rodea sin saber el daño tan grave que le estamos haciendo a nuestras mentes. Primeramente, porque terminamos teniendo una mala percepción de las cosas, y seguidamente, porque esta falsa realidad puede hacernos sentir cosas erradas que nos afectan emocionalmente.

Tal es el caso de lo que sucede cuando sentimos ansiedad. La ansiedad es bastante terrible, es una especie de presión que sentimos en la boca del estómago o quizás en el pecho que de manera inexplicable nos hace ver lo malo a nuestro alrededor. Pero peor aún, la ansiedad no se limita a solo ver lo malo sino a exagerarlo.

Si estas enfermo piensas que todo empeorará y que sin duda morirás, si ves las noticas y oíste algo malo tu mente le agregará más fuerza al suceso, si alguien que esperas no aparece asumes que algo malo le sucedió y si alguien te mira de manera insatisfactoria para ti, tu mente supondrá que le caes mal o que simplemente te odia.

Todo esto sin duda es enfermizo pero es natural cuando pasamos por un momento en donde la ansiedad se ha apoderado de nosotros. Ante algo así ¿Cómo saber cuál es la verdad? Simple, tan solo respira, apártate un segundo, mírate de ser posible ante un espejo y aprende a reconocer cuándo tus niveles de ansiedad están elevados. Una vez que te percates que estás teniendo un cuadro de ansiedad será más fácil entender que todo lo que ves a tu alrededor no es exactamente como lo estás suponiendo.

Las personas no se la pasan por ahí odiando a todos a su alrededor, incluso el hecho de que de pronto lo hagas tú con los demás no significa que los demás lo hagan contigo. A menos que hayas dado razones para que te odien despreocúpate. La realidad es que todo a tu alrededor marcha bien, así que es hora de calmarte, respirar, tomarte un momento a solas e incluso comer algo que te guste y luego estarás listo de compartir con los demás.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén