Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Mujer, Psicología, Reflexiones

5 consejos sobre “espiritualidad práctica” para las mujeres modernas

¿Qué es la espiritualidad práctica?

La espiritualidad práctica es una disciplina utilizada para aprender a equilibrar el alma, el cuerpo y la mente a través del despertar de la consciencia.

Para nosotras las mujeres, naturalmente intuitivas, interesadas en algo más grande y gratificante que la vida cotidiana, la espiritualidad práctica nos ayuda a mirarnos de otra manera,  a sentir en nuestro interior cuáles son nuestras necesidades más profundas,  a saber qué es lo que nos toca, tanto en nuestra alma como en nuestro corazón.

A continuación te damos algunos consejos sobre cómo puedes implementar la espiritualidad práctica en tu vida:

1. Buscar lo sagrado en un mundo acelerado

El primer paso es abrir tu mente a nuevas posibilidades. Disminuye un poco la velocidad de tus rutinas y date un espacio de tiempo para preguntarte qué es lo que te mueve hacia esa búsqueda de sentido a la vida, hazlo con constancia y veras que, poco a poco, irás sintonizando tu corazón con tus propósitos. Las oraciones y meditaciones pueden ser muy útiles al principio, y continúan expandiendo el rango de técnicas de autoconocimiento a lo largo de la búsqueda.

2. Comprender que la búsqueda espiritual está libre de dogmas

No tengas prejuicios para explorar todas las formas de búsqueda espiritual, puedes probar con diferentes rituales hasta encontrar el que realmente vibre contigo. Para avanzar en nuestra evolución de una manera práctica y activa necesitamos deshacernos de los dogmas y condicionamientos.

3. Armonía entre cuerpo, mente y espíritu

Para tu salud física y mental es necesario alimentar  bien tu cuerpo y nutrir tus emociones y pensamientos de una forma positiva. Busca una dieta saludable, rica en fibras, frutas, verduras y carnes magras, si prefieres ser vegano puedes buscar otras fuentes de proteínas.

Relajar la mente con unos minutos de meditación por la mañana o antes de acostarnos nos ayuda a equilibrar nuestras emociones. Por supuesto, debes incluir el ejercicio físico aunque sea 30 minutos diarios. Todo esto aumenta nuestra capacidad de conexión espiritual con el mundo que nos rodea, haciendo el bien para nosotros mismos y para el planeta al elevar nuestra propia conciencia.

4. No te aferres al sufrimiento

¿Y cómo podemos comenzar un viaje espiritual sin que sea doloroso?, para que no nos cause sufrimiento,  y que el viaje sea instructivo e inspirador debemos ser intuitivos, mira nuestro interior, prácticar la meditación a diario y hacer que los momentos de reflexión personal sean sagrados. Desconectarse ayuda a encontrar la paz que buscamos.

Silenciar la mente y escuchar nuestra poderosa voz interior es el primer paso para que todo vaya bien.

5. Utiliza los recursos de la Madre Tierra

Puedes recurrir al poder curativo y la protección de los cristales: la amatista está indicada para aliviar la ansiedad; la pirita atrae la prosperidad; la turmalina negra elimina las energías negativas, el ágata alivia los cólicos menstruales y los problemas digestivos.

Los aceites esenciales y la aromaterapia también son muy útiles. Con ellos los estados cotidianos estresantes se pueden minimizar y, con el tiempo, curar. El uso de la aromaterapia también puede ser muy eficaz para calmar y elevar una mente hiperactiva o en un estado de profunda tristeza.

Otros medios espirituales

  • La numerología, la astrología y las cartas del tarot no son solo herramientas vinculadas a los procesos adivinatorios, también son instrumentos de autoconocimiento.
  • Las prácticas del cuerpo de luz como el tai-chi y el chi kung aumentan la bioenergía. El yoga ayuda con la flexibilidad de la mente y del cuerpo.
  • La limpieza energética de los chakras incrementa nuestros poderes curativos innatos, elimina bloqueos emocionales, bloqueos creativos y otros.

Déjanos saber si te ha gustado esta publicación, escribiendo tu opinión en la sección que está más abajo.  

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén