Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia, Psicología, Reflexiones

Cualquiera puede tener un hijo, pero hay que ser especial para ser un padre de verdad

La mayoría de los hombres y mujeres están capacitados para reproducirse, es decir, quien no tenga algún problema de salud puede fácilmente tener un bebé. Pero la diferencia la hacen quienes realmente toman en serio la responsabilidad de ser padres.

El compromiso está en hacer la diferencia en la vida de un niño  y esto solo lo hacen las personas especiales. Ser padre o madre va mucho más allá de tener el nombre plasmado en el certificado de nacimiento de su hijo, es mucho más que pagar las cuentas o cumplir con entregar el dinero de la pensión todos los meses. Ser padre no es solo contribuir con tus genes, ni visitar una vez al año y llamar cuando te conviene.

Un verdadero padre valora la felicidad de sus hijos y lucha por ella

Los padres deben ser personas responsables, presentes, conscientes del papel que desempeñan en la vida de esos pequeños vulnerables. Un papá real es aquel que se enfrenta con valentía a las crisis, no abandona a sus hijos y hace todo lo que puede por amor.

Un verdadero padre toma la iniciativa propia de buscar siempre el bienestar físico y mental de sus hijos. Se esfuerza por alcanzar sus sueños, da ejemplo de fortaleza y optimismo para su descendencia, en lugar de destruir sus sueños con visiones negativas y limitadas de la realidad. Busca ser un ejemplo de educación, gentiliza y amabilidad,  explica cómo funciona la vida y educa a sus hijos sobre lo importante que es siempre estar agradecidos por todas las cosas que tienen en sus vidas, las buenas y las malas, porque todas les enseñan lecciones valiosas.

Los verdaderos padres enseñan a sus hijos desde una edad temprana a respetar a las mujeres de la familia sin distinción. Se comunican también con respeto incondicional y les muestran cómo valorar cada momento de sus vidas. Sus esfuerzos van dirigidos a convertirse en los mejores hombres que puedes ser porque no mienten a sus hijos.

Se destacan por ser altruistas,  anteponen el bien y la felicidad de sus hijos antes que en la propia, los guían por el camino correcto, y siempre están con los brazos abiertos para recibirlos y consolarlos después de sus caídas.

Un verdadero padre es aquel que conoce realmente a sus hijos, porque les dedica su tiempo y está consiente de su compromiso de por vida, porque la paternidad no tiene fecha de caducidad.

Los verdaderos padres aman a sus hijos con todo su corazón y demuestran con acciones que siempre están presentes para lo que necesiten, son esos que se alegran al ver una sonrisa en los rostros de sus pequeños.

Traer al mundo una nueva vida es fácil, pero guiarla actuando como un verdadero padre es una bendición que no pueden permitirse desperdiciar.

Desliza y deja tu comentario sobre la publicación. Además compártela en las redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén