Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos, Familia, Reflexiones

Un recordatorio importante para los padres: ¡no te divorcies te tus hijos!

En muchas ocasiones las situaciones de pareja se tornan un tanto desafiantes y no duran tanto como lo planeamos. Las diferencias de pensamientos, hábitos y el choque de personalidades hace difícil la convivencia, por lo que separarse es la solución más viable.

Un divorcio es una salida honesta, pues nadie está obligado a ser infeliz dentro de una relación que ya no funciona. Pero cuando hay niños de por medio se debe manejar esta fractura con sumo cuidado pues no existe el divorcio de los hijos, las responsabilidades para con ellos siguen siendo las mismas. Los padres necesitan entender que su situación personal no debe interferir con la calidad de vida de sus hijos.

Nuestra dirección cambia, pero nuestra condición de padres no

Para los hijos la separación de los padres es una realidad dura de afrontar, no todos los niños reaccionan de la misma manera, y a veces no entienden las razones por las cuales ahora su familia estará dividida. Otra de las situaciones que a menudo se presenta es que uno de los padres toma el divorcio como el fin de la paternidad/maternidad, alejándose de sus hijos y causándoles una tristeza con consecuencias difíciles de revertir.

Las estadísticas son alarmantes, cada vez vemos más niños consultando a profesionales especializados para tratar la separación de los padres de una manera saludable, ya que en casa no se aborda este tema. Los hijos no necesitan sufrir las consecuencias de una ruptura y del cambio en su rutina.

Es importante recalcar que los niños nunca deben presenciar discusiones y faltas de respeto entre sus padres. Su convivencia debe ser lo más amorosa y pacífica posible,  recuerda que el hogar es la base para un crecimiento saludable.  Si estos pequeños son expuestos a conflictos de pareja, pueden sentirse culpables e inseguros, además creerá en ellos la inseguridad, el miedo y la rabia, todo esto será negativo para su salud emocional.

Ponte un poco en los zapatos de tus hijos y reflexiona sobre lo que están sintiendo, no es fácil para los pequeños entender que este ambiente de amor, cuidado y protección en el que viven de un día para otro terminará. Lo correcto, cuando la pareja llega al acuerdo de separarse, es tener una conversación con el niño, transmitiéndole con palabras seguridad, apoyo y amor incondicional de ambas partes. Necesita saber que no estará solo o huérfano de uno de sus padres, sino que el amor siempre estará vivo a través de la dedicación y responsabilidad de cada uno.

Nunca debes olvidar que la responsabilidad como padres permanecerá allí por lo menos hasta que tu hijo se valga por sí mismo, no importa el rumbo que tome tu vida después del divorcio.  Así que revisa cuál es la forma correcta de actuar antes de tomar cualquier acción, pues somos los pilares fundamentales  en la vida de nuestros hijos, no podemos abandonarlos por tristeza y orgullo.  

La comunicación es vital, si tus intenciones son construir una nueva familia, explícales abiertamente a tus hijos la situación, haciendo énfasis en las cosas positivas de esta nueva etapa y expresa que tu amor estará allí para ellos en todo momento. Trata de esforzarte al máximo para ser siempre esa persona que tus niños admiren, ofréceles tu amor incondicional y recuerda que son seres frágiles a los que se les debe proteger.

Desliza y déjanos tu comentario en la sección inferior, para nosotros es muy importante tu opinión. Además puedes compartir este artículo con tus amigos. 

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén