Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Poco a poco estoy aprendiendo que no tengo que reaccionar a todo lo que me molesta

¿Cuántas veces te enojas en un día normal? Y ¿cuáles fueron las razones? ¿En verdad valía la pena perder tu paz? ¿Solucionaste algo? Estas son preguntas muy importantes si eres de esas personas que por todo se enojan y reaccionan negativamente.

Tan solo respira

El mundo puede ser tan complicado o simple como tú quieras verlo. Puedes maximizar una situación o simplificarla, eres tú quien decides, pero ten cuidado, la decisión que tomes siempre repercutirá en tu paz.

En el mundo acelerado en el cual vivimos, las personas buscan mantenerse enojadas, a la defensiva, reaccionando mal por eventos que muchas veces son tontos, y que no se pueden controlar. Pero esto ocurre porque la mayoría de las veces nuestra rutina diaria absorbe toda nuestra atención y en el momento que pasa algo malo con nosotros, reaccionamos de golpe haciéndonos tomar tal situación de la peor manera.

Y aunque bien es cierto que no podemos evitar muchas veces enojarnos, si podemos tratar de no alterarnos por cada cosa que pasa. Por ejemplo, hay personas que se enojan si el sol está muy fuerte ese día o si en su lugar ha sido un día muy lluvioso. Ante eventos así como los climáticos ¿Qué podrías hacer?

Otras personas se enfadan si se golpean accidentalmente con una mesa o cualquier otro objeto, o si alguien que estaba descuidado se tropieza con ellos. Ante estos momentos que ciertamente son eventos accidentales ¿Qué podrías hacer?

Por otro lado, hay personas que se enojan y reaccionan muy mal por las acciones o la falta de acción de otra persona. Por ejemplo, el que el bus o el tren no pasara a la hora puntuada, que alguien se demore en llegar a una cita o por cualquier otra clase de errores. Ante esto ¿Qué podrías hacer?

Y finalmente, están quienes se enojan con ellos mismos por lo que pudieron hacer o por el desenlace que tuvo un evento ante una mala decisión tomada. Con algo así ¿Qué podrías hacer?

El enojo no va a cambiar las cosas, no va a regresarte en el tiempo para corregir las malas decisiones que tomaste, tampoco te dará súper poderes para hacer que los demás cumplan con tus expectativas, o para controlar el clima o cualquier otro evento fortuito. En realidad, cuando pasan cosas negativas de lo único que te puedes dar cuenta es que como seres humanos no podemos controlar absolutamente nada.

Siempre habrán cosas que saldrán mal, pero no todas merecen que reacciones. Recuerda que lo único que lograrás con reaccionar es quitarte la paz y la tranquilidad que tenías. Así que dinos, ¿vale la pena quitarte la paz por un día lluvioso, o por el error de alguien más?

Incluso hay personas que se enojan por situaciones más triviales como el rechinar de una puerta, el tono de voz que usa otra persona al hablar, el ruido de los coches en la calle. En fin. Siempre habrá una mala situación a tú alrededor si la buscas, pero no dejes que esto te arruine el día. Cuando te sientas enojado, sin importar la razón, tan solo RESPIRA y sigue adelante. No permitas que nadie ni nada te robe tu paz.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén