Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos, Familia, Psicología, Reflexiones

Manta para bebés: la importancia de dejar que tu hijo tenga una mantita

¿Alguna vez de pequeño tuviste una mantita? De ser así, ¿fuiste muy apegado a ella o tus padres te la quitaron en poco tiempo? Sea la opción que elijas podemos decir que tú al igual que la mayoría en los primeros meses de edad contó  con esa mantita a la que nos aferramos en esos momentos donde nuestra madre no está con nosotros. La razón te la decimos a continuación:

Muchas personas, madres, guardan con mucho celo la mantita de cuando sus hijos eran bebés. Esto de alguna manera les traer recuerdos de una época sumamente hermosa. Algunos hijos también la guardan, aunque evidentemente no será tanto por los recuerdos, sino por la nostalgia de una época que ya pasó. Aunque existen personas que mantuvieron y cuidaron esta manta por varios años en su niñez, por lo que quizás si puedan recordar gratos momentos con ella.

Las mantas o pañales para bebés son trozos de tela que las madres usan para cubrir a sus hijos cuando llegan al mundo, y a partir de allí es con la que se abriga muchas veces al niño mientras se le sostiene en brazos. A la hora de acostarlo en su cuna, es sobre ella donde muchas veces se coloca al niño.

Ahora bien, durante los primeros meses el niño siente o piensa que tanto él como la madre son la misma persona, sin embargo, cuando comienza a darse cuenta que la madre se ausenta cada cierto tiempo, es allí cuando empieza a aferrarse a su manta la cual asocia con el olor y calor de su madre ausente.

Según el pediatra y psicoanalista Donald Winnicott en la década de 1950 a esta manta se le conoce como objeto de transición y es algo que como padre o madre no puedes retirarle a tu hijo hasta que sea él quien se sienta preparado y lo deje voluntariamente. El pediatra Moises Chencinski asegura que estos pañales o estas mantas le otorgan al bebé una sensación de tranquilidad y les da la ayuda que necesitan para pasar de esa etapa de absoluta dependencia a la etapa de dependencia relativa.

Fuera de esto hay que decir que, estás mantitas le dan cierta confianza al niño con respecto a los desafíos que se le puedan presentar más adelante, con ella puede calmarse en momentos de desesperación y también confiar un poco más en sí mismo. Se trata de un trozo de tela que adopta un poder asombroso que refuerza el nivel emocional del pequeño de manera muy positiva.

¿No has visto en la televisión como un niño se siente inseguro ante una situación pero cuando tiene la mantita en sus manos se cree el más fuerte? De una manera un tanto similar, funcionan estas mantas en la realidad. Es por esta razón que te invitamos a no arrebatarle la manta a tu hijo, en su lugar permite que la tenga hasta que este sea quien decida cuándo está listo para dar el siguiente paso.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén