Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia, Psicología

Descubre cómo ayudar a tus padres cuando llegan a la tercera edad

La vejez es una etapa que supone el fin del ciclo vital, durante este período se experimentan cambios físicos y mentales que pueden resultar un tanto complicados. Al entrar en los 65 años en adelante se modifica la manera de vivir, pues ya el estatus dentro de la sociedad no será el mismo, además las capacidades físicas y cognitivas se verán disminuidas considerablemente.

Todos los seres humanos pasamos por la tercera edad y en estos últimos años es necesaria la comprensión de la familia. Nuestros padres nos dieron la vida y nos ayudaron a crecer, es a ellos a quienes debemos ofrecer todo el apoyo posible en esta fase de la vida.

Es importante que prestemos mucha atención a las necesidades de nuestros padres cuando envejecen, para guiarte te traemos algunos consejos útiles que no puedes perderte.

1 Ser comprensivos y pacientes

Como ya lo hemos mencionado, la vejez es una etapa complicada en la que se sienten muchos cambios drásticos, por ejemplo: la tercera edad no es considerada apta para laborar, por esta razón la sociedad no los incluye como miembros activos.

Al dejar el trabajo, las actividades diarias se reducen, dejamos de tener contacto con amigos, la salud se ve afectada por dolores, falta de visibilidad y pérdida auditiva que nos limitan aún más. Existen altas probabilidades de que en algún punto ya no podamos valernos por nosotros mismos y dependamos de otras personas, incluso para caminar. Todas estas condiciones no son fáciles de asimilar, se puede sentir confusión, tristeza, frustración y ansiedad por la brusquedad en la que se presentan los cambios.     

Lo primordial para ayudar a nuestros padres durante esta transición es la comprensión, debemos tener la capacidad de ponernos en sus zapatos para entender un poco por lo que están pasando. Además, es necesario ser muy pacientes con sus quejas, cambios de humor y con sus dificultades físicas.

2 Demuéstrales todo tu amor

Las relaciones afectivas son un factor influyente en la felicidad de los seres humanos. Cuando formamos lazos fuertes con aquellos que amamos, somos capaces de manejar asertivamente el estrés, aumentar nuestra autoestima y superar enfermedades con facilidad. En la vejez el contacto humano se torna tan necesario como en la niñez.

Trata de mantener el contacto siempre con tus padres, si no viven en la misma casa llámales con frecuencia para saber de ellos, inclúyelos en algunas actividades que planifiques para que compartan nuevas experiencias juntos, si tienes hijos no los dejes por fuera, el vínculo entre abuelos y nietos los beneficiará a ambos.   

Si tus padres ya no pueden valerse por si mismos y viven en tu casa, hazles saber lo mucho que los amas. Evita las discusiones, que no sientan que son una carga. Al contrario, asígnales alguna tarea con la que se sientan útiles y procura disfrutar de su compañía.

3 Ofréceles tu ayuda económica

Llegada la vejez, tus padres ya no podrán trabajar. Hay países en los que el Estado le otorga al adulto mayor un monto mensual para su manutención, sin embargo, en ocasiones no es suficiente y los abuelos no pueden cubrir todas sus necesidades. Ayuda a tus padres en la medida de lo posible, dales tu apoyo económico y afectivo cada vez que lo necesiten.

No olvides que ahora tus padres dependen de ti y que tarde o temprano tú también pasarás por esta etapa. Sé paciente, habrá días difíciles, pero con tu actitud positiva y amor podrás disfrutar de cada minuto al lado de los seres que te vieron crecer.   

Puedes comentar en la sección inferior lo que piensas acerca de la vejez y también tienes la posibilidad de compartir esta información en tus redes sociales con solo un clic.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén