Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones, Salud mental

Agotamiento psicológico: cuando la gota colma el vaso

Cuando nos encontramos en estados demandantes pensamos demasiado y nos vemos obligados a tomar decisiones. Sumado a la ansiedad y el poco tiempo para descansar y estar solos, todos estos factores combinados dan como resultado el agotamiento psicológico.

Cuando estamos agotados psicológicamente, nuestras emociones, pensamientos y decisiones nos rebasan. El agotamiento llega cuando no hay suficiente tiempo para tomar un respiro, el cerebro se fatiga y responde a los estímulos de otro modo.

Según el neurocientífico Matthew Walker, las personas mentalmente cansadas tienen una percepción más negativa de su realidad y además, son mucho más sensibles a nivel emocional. Es bastante común caer en este estado, debido a que a veces aceptamos compromisos, tareas y actividades que nos superan sin darnos cuenta.

Cuando el vaso ya está lleno, una simple gota puede rebasarlo y hacer que todo se salga de control. Ahora bien, ¿cómo identificas que estás agotado psicológicamente? Cuando tienes poco o ningún control sobre tus reacciones emocionales, cuando te exasperas más rápido que nunca y cuando te bloqueas mentalmente al punto de que no puedes encontrar respuestas que de otro modo son más que evidentes. Dicho esto, aquí tenemos algunos signos que miden tu agotamiento mental.

Signos y consecuencias del agotamiento psicológico

  • Fatiga física y pérdida de energía: ni siquiera tienes energía para levantarte en la mañana, es como si no hubieras dormido nada.
  • Insomnio: tienes dificultades para conciliar el sueño, a veces tu cabeza piensa muchas cosas o simplemente no puedes alcanzar el estado de sueño.
  • Pérdidas de memoria: un artículo publicado en la revista The Journal of Forensic Psychiatry & Psychology, reveló que el agotamiento psicológico suele producir una alteración cognitiva llamada “efecto de desinformación”. Lo cual nos hace confundir datos, imágenes, personas, etc.
  • Palpitaciones.
  • Problemas digestivos.
  • Apatía.
  • Carácter irritable.
  • Anhedonia: incapacidad de sentir placer o disfrutar las cosas tanto como antes. No tienes propósitos que te entusiasmen ni metas que te ilusionen.

Qué hacer

Lo primero es tomar conciencia de lo que te está sucediendo. Si identificaste que tienes agotamiento psicológico, debes evitar que se convierta en un monstruo más grande que devore tu salud mental y física. Luego, puedes seguir estos tres pasos para sanar, descansar y en definitiva estar más saludable.

Reencuéntrate

El agotamiento psicólogico suele ahogarnos en capas de preocupaciones y presiones, ya ni siquiera puedes escuchar tu voz, saber qué quieres o qué prefieres renunciar. Aparta un tiempo para apartar las preocupaciones, reencontrarte y escucharte.

Prioriza

Centra tus prioridades en ti mismo, en lo que te hace feliz. Lo demás es secundario y en gran medida está fuera de tu alcance.

Sé menos exigente

Sé realista con tu tiempo, no lo comprometas en exceso. No te pongas el listón cada vez más alto pensando que así tendrás éxito. El verdadero éxito está en tener el suficiente tiempo para nosotros, en liberarnos de los excesos y estar satisfechos.

Estamos en un mundo cada vez más exigente, pero recuerda que tu cuerpo es efímero y se desgasta, necesitas cuidar de ti.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén