Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones, Salud mental

Cuanto más feliz estés con tus decisiones, menos te importan las opiniones de los demás

Qué afortunamos somos cuando nuestros familiares y amigos están 100 % de acuerdo con nuestras decisiones de vida. Sin embargo, aún las personas que más te aman pueden estar equivocada3s y no apoyarnos, sino sernos piedra de tropiezo.

Sea por amor o por dolor, hay algo que todos aprendemos, y es que nuestra felicidad depende de nosotros mismos. Así que cuando se trata de tomar una decisión, ponte a ti mismo en primer lugar, porque si no te valoras, nadie más lo hará.

Si no cuentas con la fortuna de los aplausos por cada una de tus decisiones, sino con las afiladas críticas, solo piensa que cada uno crece de manera diferente, y aunque muchas veces las opiniones pueden contribuir con tu felicidad o infelicidad, no son determinantes.

Escuchar la opinión de quienes nos rodean a menudo es algo bueno. Los consejos a tiempo nos pueden evitar mucho dolor y decepciones. Asimismo, los puntos de vista diferentes nos dan perspectivas de las cosas y nos ayudan a elegir más sabiamente. ¡Pero cuidado! Si das demasiado volumen a las voces que te rodean, puede que pierdas tu propia voz en el proceso de toma de decisiones.

El control de tu vida lo tienes tú, tu opinión es la más importante y solo tú tomas la decisión final.

Si solo te apegas a la necesidad de escuchar a los demás, puedes comprometer la creación de una vida auténtica y feliz. Incluso las personas que te aman y están contigo en las buenas y en las malas pueden estar equivocadas, y no se trata de demostrarles nada, sino de vivir bajo el peso de tus propias decisiones, para bien o para mal.

Nunca sabes cuándo será tu último día, así que más te vale haber vivido por tus propias decisiones, no bajo la sombra de las palabras de quienes te rodean. Fracasar no es bonito, es cierto, pero cuando se supera el fracaso de la misma manera con que se obtuvo (con decisiones propias) no solo se gana experiencia, sino un alto grado de satisfacción interior.

Es necesario liberarse del deseo de complacer a otras personas, porque en eso estamos perdiendo los mejores años de nuestra vida.

No importa lo que hagas, nunca será suficiente para complacer a todos los que te rodean. Siempre encontrarás a alguien que piense diferente, porque como dice un antiguo refrán “cada cabeza es un mundo”. Procura en primera instancia tu propio bienestar y paz interior, solo así estarás lo suficientemente satisfecho para brindar amor y comprensión a quienes te rodean.

Si estás feliz con tu decisión ¡maravilloso! Que nada ni nadie te perturbe, que las opiniones de terceros no te roben esa satisfacción. Solo tú estás en tus propios zapatos, así que más te vale estar muy cómodo con lo que decides.

La clave de tu felicidad no está en las manos de otras personas, así que vive tu vida por ti mismo.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén