Reflexiones

Las mejores Reflexiones para la vida

Reflexiones

Cierra la boca y abre los brazos, el mundo necesita amor, no juicios

Sobre todo con el auge de las redes sociales, tal parece que todos tienen algún juicio que emitir y poco amor para dar. Reflexionemos un poco sobre esto y pregúntate ¿eres realmente capaz de ponerte en los zapatos de los demás? Practiquemos la empatía y permitamos que este tipo de sentimientos dominen nuestro corazón.

El mundo no necesita juicio, necesita amor

Cuando nos sentimos con derecho a juzgar, es seguro que no lo haremos desde el respeto y la consideración. Hablar mal de las elecciones de vida, de trabajo o de las compañías que ha elegido otra persona no solo no nos compete, sino que tampoco nos hace mejores personas.

¿No te gusta su color de cabello? Está bien, guárdalo en tu mente. ¿No te gustan sus opiniones en redes sociales? Si la disputa no irá a ninguna parte, guárdalo en tu mente. ¿No te gusta su pareja? Guárdalo en tu mente. Hemos desarrollado un complejo de superioridad viviendo en la sociedad del hedonismo. Creemos que no hay ningún problema en hablar mal de los demás, pero qué equivocados estamos.

A menudo escudamos comentarios mordaces en “críticas positivas”. Y en efecto, cuando nuestras palabras ayudan realmente a amigos y familiares a vivir mejor tienen un gran valor, pero la mayor parte del tiempo no es así. Por eso, es más importante cerrar la boca y abrir los brazos.

Probablemente no lo hayas notado, pero sí, estás cargado de negatividad

Cuando tus comentarios sobre un tema son más poderosos que tu empatía, probablemente eres una persona negativa que no está contribuyendo a que el mundo sea un lugar mejor. Puede sonar muy duro, pero puedes ser una persona bastante pesada bajo el artilugio de “intentar abrir sus mentes”. No existe tal cosa, no eres Dios, no eres superior, no puedes transformar la mente de los demás; cada persona a su manera lo hace cuando por voluntad propia decide escucharte a ti y a otros, pero el estímulo no proviene de ti, sino de la persona misma.

Cada uno de nosotros tiene la libertad de vivir la vida como desea, y debemos ser capaces de aceptar y respetar incluso aquellas cosas que nos parecen incomprensibles.

Practica la empatía

El mundo, loco y desordenado como está, no necesita juicio, necesita amor. Todos tus pares merecen respecto, cuidado y afecto. Señalar con el dedo se siente bien, pero se siente aún mejor dar un abrazo mientras se distancian las diferencias. Ejemplos de actitudes negativas hay muchos, más bien nademos contra la corriente y practiquemos la empatía.

Tu paso por este mundo es efímero, es mejor que seas recordado por ser amable, gentil y por llevar alegría a muchos. No por tus juicios y tus comentarios fuera de lugar (porque nunca te llevaron a ti ni a nadie a ningún lado).

Entonces, la próxima vez que pienses en juzgar a alguien, recuerda: no es tu derecho, aunque la elección de tu par sea pésima, mantén la boca cerrada y los brazos abiertos para cuando te necesite.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén