Reflexiones

Las mejores Reflexiones para la vida

Reflexiones

Nuestra religión es lo que hacemos cuando termina el sermón

La religión existe solo en la práctica, porque los discursos y las palabras se los lleva el viento. Podemos decir oraciones hermosas y discutir adecuadamente, pero la forma en que vivimos determinará lo que somos, lo que tenemos dentro de nuestros corazones.

Toda buena religión se basa en el amor, el respeto y la empatía. Y estos tres fundamentos parten de la reciprocidad, es decir, no solo se trata de cuidar de nosotros mismos, sino que en nuestro rol social, debemos relacionarnos y cuidarnos unos a otros.

Cada persona tiene una forma particular de comunicarse con Dios y de sentirse bien. En cada país existen cientos de iglesias y sus denominaciones, y cada semana se presentan muchas predicaciones o sermones. Pero mientras el mundo de afuera está lleno de violencia explícita, los templos adentro están llenos de violencia implícita.

La violencia implícita, aunque indirecta, es también dañina. Una mirada simple, un desprecio, un silencio frente al mal y otras actitudes similares están cargadas de maldad. Como bien decía mi abuela “hay gente que es luz en la calle y oscuridad en la casa”, haciendo referencia a que muchas personas se muestras carismáticas, amables y gráciles con los demás, pero su hogar es un infierno.

¿Dónde queda el sermón? ¿En la puerta de la iglesia?

Y es que como seres humanos somos una contradicción. Fingimos a tal punto que nos engañamos a nosotros mismos, creemos haber recibido una palabra maravillosa de Dios para nuestras vidas. Pero luego, ante la primera oportunidad de altercado, allí está nuestra cólera en acción.

Pedir perdón a Dios por nuestras faltas forma parte de su inmensa gracia y misericordia. Sin embargo, de nada vale el perdón de Dios si seguimos siendo las mismas personas intolerantes, arrogantes y poco empáticas.

Por eso no tiene sentido rezar y seguir cometiendo los mismos errores. La religión solo existe en la práctica, no se discute, se practica.

En otras palabras, la religión se predica con hechos. El mensaje más cargado de fe es aquel que se basa en nuestra propia experiencia. Si quieres aprender algo de alguien, aprende de sus acciones más allá de sus palabras.

No con esto quiere decir que debamos emitir juicios sobre quienes no viven lo que predican. Al contrario, deben ser una enseñanza para nosotros mismos. No debemos ver la paja que está en ojo de nuestro hermano, sino la viga que tenemos nosotros mismos.

Si vas a alguna iglesia, maravilloso, pero pregúntate ¿hasta dónde llega el sermón? ¿Hasta la puerta de la iglesia o realmente se queda contigo? Y por otro lado, si no vas a ninguna iglesia, y nos basamos en el hecho de que la religión es lo que practicas en tu vida cotidiana, ¿cuál es tu religión? ¿Una basada en el amor, o en el odio, o en la crítica o en la envidia? ¿Qué practicas a diario?

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén