Reflexiones

Las mejores Reflexiones para la vida

Reflexiones, Uncategorized

“El coleccionista de insultos” nos enseña como manejar las ofensas y las críticas

“Cerca de Tokio vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario. Cierto día un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos pasó por la casa del viejo.

Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba de la provocación que el adversario hiciera su primer movimiento y gracias a su inteligencia privilegiada para captar los errores, contraatacó con velocidad fulminante.

El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una batalla. Conociendo la reputación del viejo samurai, estaba allí para derrotarlo y aumentar aún más su fama.

Los estudiantes de zen que se encontraban presentes se manifestaron contra la idea, pero el anciano aceptó el desafío.

Entonces fueron todos a la plaza de la ciudad, donde el joven empezó a provocar al viejo: Arrojó algunas piedras en su dirección, lo escupió en la cara y le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus ancestros.

Durante varias horas hizo todo lo posible para sacarlo de sus casillas, pero el viejo permaneció impasible. Al final, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró de la plaza.

Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron: “¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aun sabiendo que podría perder la lucha, quedó como un cobarde ante todos nosotros?”

El viejo samurai repuso: “Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?.

Uno de los discípulos responde: “Por supuesto, a quien intentó entregarlo” .

El maestro añadió: “Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos, cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los carga consigo”.

Autor: Desconocido

Moraleja del Coleccionista de insultos 

Muchas veces ante las provocaciones, insultos e intentos de humillación reaccionamos igual o peor que la persona que nos atacó. Y no podemos cambiar la actitud de los demás, pero sí podemos elegir cómo reaccionar ante las provocaciones y así no caer en el juego.

Para esto seamos asertivos al momento de comunicar nuestras opiniones o ideas de forma honesta sin caer en la agresividad, respetando a los demás pero ante todo respetando tus propias necesidades.

Por eso debemos elegir bien nuestras batallas así como lo hizo el maestro, al final todas esas provocaciones y críticas pertenecen a la persona y no a ti. Pero solo quien los escucha tiene el poder de elegir cómo sentirse y reaccionar ante ellos. 

2 Comentarios

  1. Guillermo

    Muy buena

  2. Lety

    Así es primero es mi paz las inconformidades de los demas solo importan y son para ellos y ahí deben quedarse

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén