Las mejores Reflexiones para la vida

Salud mental

Los hombres del siglo XXI no buscan una mujer sino que se buscan a sí mismo

hombre emprendedor

En la actualidad son innumerables los síndromes que existen para caracterizar la personalidad de las personas, uno de ellos es el famoso “síndrome de simón”. Así como lo explica el psiquiatra español Enrique Rojas, se trata de una variante del síndrome de Peter Pan o el hombre light apodado en los años 90; en el cual ahora tenemos un hombre de 25 – 35 años de edad que le tiene miedo al compromiso y solo se encuentra enfocado en su éxito social. Ha sido apodado recientemente por la modalidad masculina del siglo XXI.

El nombre surge a través de un acrónimo para describir la característica de su personalidad:

El mito del Narciso se cumple a la perfección con este personaje que ahora llamamos Simón. Cada una de las letras de su nombre es un acrónimo y una característica de su personalidad: 

  • S: de soltero
  • I: de inmaduro
  • M: de materialista
  • O: de obsesionado por el trabajo 
  • N: de narcisista.

El psiquiatra Enrique Rojas ha deducido que la madurez real, es aquella que se logra cuando nos damos cuenta que el mundo no gira solo en torno a uno mismo sino a todas las personas, por lo tanto dejamos de ser el centro de atención; algo que no sucede con lo que tienen este tipo de síndrome ya que se comportan de una manera narcisista.

¿Cuáles son las características que definen a una persona con este tipo de síndrome?

El psiquiatra Enrique Rojas señala que este perfil podría ser el resultado de personas que en su infancia se educaron sin tener límites, eran niños caprichosos y claramente autoritarios con sus padres. Por lo tanto cuando crecen presentan las siguientes características:

1. La estabilidad económica está primero ante todo:

Los que están incluidos dentro del “Síndrome de Simón” a su vez no buscan una mujer para formar pareja, sino que están obsesionados en triunfar laboral y profesionalmente, recorrer el mundo, cuidar su cuerpo y pasarlo de bien. Prefieren la emoción del momento, a la seguridad de lo estable. No les importa sacrificarse por completo para escalar posiciones en su trabajo y suelen contar con un ego casi infinito. Puede que vivan solos o con sus padres, pero nunca en pareja. Gastan sus sueldos únicamente en satisfacer sus deseos y gastan todo lo que tienen. Además, no ahorran ni les preocupa su seguridad económica futura más allá de mantener su puesto de trabajo.

2. Prefieren la soltería que una relación amorosa:

En este caso, dichos jóvenes tienen una idea algo errónea de lo que es la libertad, ya que piensan que estar en pareja es lo mismo que vivir encerrado en una jaula. Perder su situación de “soltero” por un amor no es algo que les interese demasiado.

3. Son inmaduros:

Son incapaces de amar de manera auténtica, segura, con compromiso, valentía y respeto. No se dan siquiera la posibilidad de descubrir qué es estar enamorado, entregarse por completo y tener un proyecto en común con alguien (que no sea relacionado al trabajo). Solo pueden amarse a sí mismos. Puede tratarse de una persona con muchas habilidades profesionales, pero muy pocas habilidades emocionales. 

4. Son el claro ejemplo de un narcisista: 

Cuando hablamos de narcisismo debemos distinguir dos realidades. La primera es el trastorno de la personalidad narcisista, el cual, según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Belmont, Massachusetts, afectaría a solo un 1 o 2 % de la población. Por otro lado están quienes sólo presentan unas características, conformando así un estilo de personalidad (pero no un trastorno). El síndrome de Simón define este último estilo. Pueden pasarse horas haciendo pesas en el gimnasio,  pasar por el quirófano y hacerse algún que otro “arreglo”, orquestar un tipo de vida que en esencia, busca solo ensalzar su imagen.

Algunos psicólogos concluyen que este síndrome también podría llegarse a presentar en mujeres siendo apodado como el “síndrome de Laura” debido a su acronimo por sus iniciales donde L de liberada, A de autónoma, U de universitaria, R y A de racionalizar el amor. Así que coméntanos y etiqueta a alguien que pienses que tiene estas características.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén