Alguna vez has tenido pensamientos del tipo “No eres capaz”, “No valgo nada”, “No lograre quedar en el trabajo”, estas y otras ideas se repiten una y otra vez sin poder controlarlas, a veces sin ningún motivo aparecen y se quedan en tu cabeza minutos o horas. Pueden hacerte sufrir en silencio, sentir miedo e incluso pensar “Me voy a volver loca”. 

Lo que hace que los pensamientos negativos se conviertan en un problema es que empiezan afectar a la persona en las diversas áreas de su vida y cuando son continuos limitan y bloquean a la persona. Es decir la persona queda atrapada en sus pensamientos no logra concentrarse en su trabajo o si está viendo una serie no puede disfrutarla.

Ciertamente producen mucha angustia y sufrimiento, ya que muchas veces estos pensamientos son basados en desgracias, enfermedades, muerte, pérdida de la pareja o trabajo, miedo a sufrir o a que le pase algo a los hijos, padres, entre otros y puede ser real o imaginario. Esto sucede por que le damos importancia a esos pensamientos que nos asustan. 

Tus pensamientos pueden ser tu propia cárcel y pueden robarte tu paz interior. Lo peor es que pensamos que son verdad y que nos definen como persona pero no es cierto. Tu no eres lo que piensas si no lo que haces. 

A continuación te enseñaré 7 consejos para lidiar de manera adecuada con estos pensamientos: 

1. Los pensamientos son solo eso y nada más.

2. No te aferres a ellos, ni permitas que te dominen por que estos pueden jugar en tu contra.

3. Los pensamientos inútiles es mejor desecharlos ya que pueden ser irrazonables y puede que lleves tiempo pensando en lo mismo y no te ha servido. 

4. Cuestiónate tus propios pensamientos con fundamentos. Si quieres obtener un puesto de trabajo ve y búscalo, si crees que estás enferma acude al médico. 

5. No olvides, tú no eres tus pensamientos, sino lo que hay detrás de ellos. Eres la conciencia que elige qué pensamientos dar crédito, de entre todos los que tienes.

6. Si un pensamiento te hace sentir mal pregúntate: ¿cómo me siento?, ¿qué pensamientos me hacen sentir así? y ¿De qué me sirve este pensamiento para seguir adelante/sentirme bien?

7. Enfócate en vivir el aquí y el ahora, pon toda tu atención en lo que sí te llena y te gusta. Toma distancia de los pensamientos negativos que no son productivos para tu vida.

8. Finalmente, es importante distinguir si el pensamiento está siendo tóxico o si realmente es útil para nuestra vida. Reflexionar sobre nuestro día es normal y rutinario pero debemos ser selectivos a que pensamientos si dejamos para analizar, tomar decisiones y actuar. 

Publicado por Natalie De Nobrega

Licenciada en Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *