Quien planta árboles, cosecha alimento

Quien planta flores, cosecha perfume.

Quien siembra trigo, cosecha pan.

Quien planta amor, cosecha amistad.

Quien siembra alegría, cosecha felicidad.

Quien planta vida, cosecha milagros.

Quien siembra verdad, cosecha confianza.

Quien siembra fe, cosecha certezas.

Quien siembra cariño, cosecha gratitud.

Quien planta justicia y verdad, cosecha paz.

Quien siembra paciencia, cosecha armonía.

Quien planta perdón, cosecha la grandeza de corazón.

Quien siembra buenos pensamientos, cosecha benedicencia.

Quien siembra esperanza, cosecha el cielo.

No obstante, hay quienes prefieren:

Sembrar tristeza y cosechar amargura.

Plantar discordia y cosechar soledad.

Sembrar vientos y cosechar tempestades.

Plantar ira y cosechar enemistades.

Plantar injusticia y cosechar abandono.

Sembrar impaciencia y cosechar inseguridad.

Plantar rencores y cosechar venganzas.

Sembrar malos pensamientos y cosechar críticas.

Autor: desconocido

Moraleja del poema “Todo lo que siembras cosechas”

En cada etapa de nuestra vida creamos algo con nuestras virtudes, sentimientos, acciones, obras, pensamientos y palabras, si estas son incongruentes y falsas harán eco de lo todo lo malo que sentimos y pensamos. Todo lo que das, recibes y todo lo que haces a los demás, te lo haces a ti mismo 

Diariamente estamos repartiendo muchas semillas en todas las áreas de nuestra vida, por eso debemos sembrar las correctas y tener cuidado con nuestras palabras y hechos ya que todo lo que hagamos se regresará a nosotros. 

Incluso en la relación entre padres e hijos, hay siembras de la que tenemos que cuidar y alimentar porque mañana puede ser demasiado tarde. Si les dedicamos a nuestros seres queridos tiempo y amor podremos cosechar gratitud, felicidad, armonía y paz. 

Finalmente todo tiene una causa y efecto que puede ser positivo o negativo, si tenemos la convicción de esto podremos mirar con otros ojos todo lo que nos sucede. Por eso siembra y da con amor, sin mirar a quien, recuerda que es tu decisión sembrar en tus hijos, padres, familia, amigos y con todos a tu alrededor todo lo bueno. 

Publicado por Natalie De Nobrega

Licenciada en Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *