Reflexiones

Las mejores Reflexiones para la vida

Superación personal

7 Actitudes que acaban con nuestra energía

¿Te sientes sin ánimos de nada, desganado, quizás sin energía o agotado mental y físicamente? Puede ser que tengas algunas actitudes que están acabando con toda tu energía. Ciertamente la energía nos impulsa y es esencial para realizar nuestras actividades diarias y satisfacer nuestras necesidades más básicas. 

Esto nos lleva a preguntarnos ¿A dónde se va toda nuestra fuerza? y ¿Qué nos quita tanta energía?, a pesar de que realicemos una actividad física es nuestra mente la que absorbe toda nuestra energía. Esto muchas veces surge dado a nuestros hábitos, pensamientos, actitudes incluso algunas actividades que sin darnos cuenta consumen toda nuestra energía y nos perjudican. 

En este artículo, te ayudaremos a identificar estas actitudes y te damos algunas soluciones para manejarlas.

1. Pensar demasiado las cosas

Muchas personas tienden a preocuparse y pensar demasiado un asunto esto puede hacer que tu estado de ánimo decaiga y no te ayuda a encontrar una solución a tus problemas sino que te centras en un enfoque distorsionado y pesimista de la vida. 

Si tienes tendencia a pensar demasiado, es importante que puedas desarrollar la capacidad de cortar esos pensamientos que te están limitando, de reinterpretar y sustituir estos por otros más constructivos que sí te hagan accionar y elevar tu fuerza de voluntad.

2. Querer complacer a todo el mundo

El intentar agradar a todos puede terminar por dejar de complacernos a nosotros mismos. Muchas veces les decimos sí a los demás, aun en contra de nuestra voluntad, deseos y sentimientos. En este caso, es clave decir no a todo lo que nos anule y ponernos en primer lugar, respetando nuestro valor ante los demás para esto podemos aplicar la asertividad.

3. Quejarse de todo 

Las quejas incesantes pueden agobiarnos incluso acabar con la paciencia de los demás. Sentir molestia ante una situación del día es normal y saludable pero, hacerlo una y otra vez es inútil, no soluciona el problema y sobretodo consume nuestra energía. Por tanto, cuando pienses en quejarte pregúntate si vale la pena, si realmente existen razones o si solo es una manía. 

Quejarse de todo aparte de consumir tu energía te quita un tiempo valioso de tu vida que no se puede recuperar. Cambia lo que si puedes y aprende a pasar la página cuando no puedes hacer nada. 

4. Intentar controlarlo todo

Esta es una de las actitudes que puede agotarnos más, ya que supone un gran esfuerzo que solo nos causa frustración y ansiedad al no llegar a ese control que deseamos. Lo cierto es que, no podemos controlar todo lo que nos rodea, hay situaciones que se nos escapan de las manos. El mundo está en constante movimiento y lo que es hoy ya mañana no será, por más que queramos no podremos controlarlo todo.  

Es importante dejar que todo fluya desde las situaciones hasta las relaciones, siendo conscientes de que el control nos daña y podemos perjudicar a otros. 

5. Vivir la vida ajena 

Vivir nuestra vida desde la óptica de otros, es como si no te sintieras feliz contigo misma y con tu vida. La persona que vive su vida a través de los demás carecen de amor propio. Para poder tratarlo debemos tomar conciencia del problema emocional y trabajar la autoestima de manera real y objetiva a través de nuestra realización como persona.

Asumiendo nuestro rol de protagonista y no de víctimas, tomando el control de nuestra vida. 

6. Vivir en el pasado 

Cuando vivimos anclados en el pasado, revivimos continuamente lo que ya pasó, que por desgracia no podemos recuperar eso que anhelamos del pasado, por más que queramos cambiarlo ya ocurrió. 

En cambio tenemos el presente para accionar y hacer las cosas que sí están a nuestro alcance. Vivir del pasado nos resta energía y nos agota mentalmente, es necesario vivir el aquí y el ahora, aprovechar nuestro tiempo que es corto para poder crecer y avanzar con nuestra vida. 

7. Estar con personas negativas.

Existen personas a nuestro alrededor que son tóxicas, nocivas y dañinas que en vez de sumar nos restan. Estas personas se quejan en vez de solucionar, nos desmotivan, se quedan parados en vez de avanzar, roban toda nuestra energía y tiempo, incluso pueden contagiarnos su negatividad y nos pasan sus problemas. 

Es importante que estés atento a este tipo de personas y evites caer en sus redes, se consciente que no te aportan nada provechoso ni auténtico, por eso lo mejor es dejar claro desde el principio qué esperas de esa relación y qué puedes dar a cambio. No permitas que rebasen tus límites y manipulen tus sentimientos.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén